domingo, 9 de abril de 2017

Hay días tan rugosos como la piel de una col.

Este texto lo escribí en marzo.


Hay días tan rugosos

 como la piel de una col.

Hoy estoy pasando mala tarde.

Hemos salido de viaje aunque para mí  supone un gran esfuerzo físico.

Pero necesitábamos desconectar de la rutina casa-hospital. Esa rutina en la que nos hemos sumergidos los últimos meses.

El cansancio físico me ha llevado al cansancio psicológico y me he desanimado, me duele la cabeza y tengo unas décimas de fiebre a causa de la quimio.

Hace tres días me teñí el cabello porque ya me había crecido. Fuimos al supermercado a comprar y vi un tinte color turquesa que me gustó y decidí comprarlo.

Por la tarde me lo teñí y como gran parte de él son canas me quedó de color azul clarito, al día siguiente me lo volví a teñir para conseguir un tono más oscuro.

Pero hoy tres días después, el cabello ha comenzado a caerse de nuevo, dieciséis días después de la última sesión de quimioterapia. 

Hoy es uno de esos días en los que no me apetece nada, mañana ya veremos…



  Un saludo.                              

                                        

                                                 
                                                 

                               
                          Paula Cruz Gutiérrez.                    
         
      

  •                                                            
Publicar un comentario